Havisolo

Entró sin llamar

Pereza es ese grupo que a los que hemos estrenado este año los 40 nos pilló un poco ya lejos de esa efervescencia juvenil que te traen los años de adolescencia. Comenzaron siendo un grupo de pop rock resultón, con muchos aires a los Burning, ecos de los Rolling, canciones que se te terminaban pegando como ese » Pienso en aquella tarde «. Como olvidar aquel gran éxito « Princesas «, » Como lo tienes tu «, la ardiente » Todo « o ese bonito homenaje a su ciudad » Madrid «.

Con » Aproximaciones « empezaron a pensar en cotas mayores, seguía levemente aquel espíritu juvenil, pero se notaba una madurez en canciones como » Aproximaciones «, esa debilidad mía que fue » Beatles «, temas épicos como » Tristeza «, » Estrella polar « o canciones donde podían desarmarte como » Dos gotas «.

Después llegaría la despedida, » Aviones « fue un excelente disco donde se hacía mas honda la brecha compositiva entre Leiva y Ruben, a mi juicio, muchísimo mas interesante a nivel lírico y compositivo el primero. Aquel disco que sería el de despedida nos dejo preciosidades como » Amelie «, clásicos como » Lady Madrid «, valientes primeros sencillos como » Violento amor «, las tristes y épicas » Leones » y » La chica de Tirso «.

Un grupo que supo evolucionar y que hoy tiene en Leiva un claro heredero, mostrando un nivel a cada disco aun mas alto y convirtiéndose en un imprescindible para mi dentro del panorama español.

El otro día recordaba con un amigo algunas de sus canciones y repare en este » Dos gotas « de su cuarto disco de estudio » Aproximaciones «. La letra me parece soberbia, ese estribillo con ese punto épico y como no, ese final creciendo que le dan a la letra el remate épico.

Esas situaciones que no terminamos de controlar, siempre algo termina fallando y nos visita la cruda realidad.

Esa imagen de dibujar la pareja como Gotas, esa inevitable conclusión, esos silbidos marcando el final.

Me dispongo a despegar
Me vale la pena marear
Sangrar, decir, averiar, hacer el torpe
O me da por preguntar
De dónde he salido y qué valdrá
Marcharme lejos, cambiarlo todo por un monte

Quizás seas tú
Quizá el control
Quizá el fruto de un reventón
Quizá lo perro que me vuelvo por la noche
Quizá sea yo, quizá el temor
Quizá el cariño al Rock’n’Roll
O las historias que nos llevan al reproche

Me asusto y corro a pedir perdón
Me pone malo esta situación
Por que siempre al final algo falla
Nos vino a visitar la cruda realidad
Entró sin llamar

Me conformo con bailar
Un rato con la felicidad
Cantarle un blues, meterle mano
Que me de un toque
Empezar a asimilar lo raro que es todo si no estás
Andar así no hay bicho humano que lo enfoque

Quizás seas tú
Quizá el control
Quizá el fruto de un reventón
Quizá lo perro que me vuelvo por la noche
Quizá sea yo, quizá el temor
Quizá el cariño al Rock’n’Roll
O las historias que nos llevan al reproche

Me asusto y corro a pedir perdón
Me pone malo esta situación
Por que siempre al final algo falla
Lo cambio todo y lo hago de un tirón,
Lío una vez más, pero al final…

Me asusto y corro a pedir perdón
Me pone malo esta situación
Por que siempre al final algo falla
Nos vino a visitar la cruda realidad,
Entró sin llamar

Dos gotas se caen al mar.
Una flota, la otra se ahoga
Las dos tiemblan no por igual.
Se fue su par, pensó: \»that’s life\»

Me asusto y corro a pedir perdón
Me pone malo esta situación
Por que siempre al final algo falla
Nos vino a visitar la cruda realidad
Entró sin llamar

Deja un comentario