Havisolo

… En un Febrero frío

Hey
Mírame
Y dime lo que ves
Si es que hay algo que ver
Ya no soy
Ya no veo
Sólo vivo
Cuando me miras tú
Desaparecido
Desaparecido
Como lluvia en el río
Me he perdido en ti
Ya no existo
Fuera de tus ojos
Ya no vivo
Ni dentro de mis trajes
Escondido
En las cosas más bellas
Siguiendo el rastro
De paisajes de humo
Desaparecido
Desaparecido
No busques me he ido
Con la noche negra
Desaparecido
Desaparecido
Me he convertido en nada
Porque fallaba todo
Como lágrimas de lluvia en el tejado
Como pájaros con rumbo equivocado
Aah, mírame
Aah, mírame
Desaparecido
Desaparecido
Como lluvia en el río
Me he perdido en ti
Desaparecido
Desaparecido
En tu mirada caliente
En un febrero frío
Desaparecido
Desaparecido
Desaparecido
Desaparecido

Biggest mistake

Esta canción ni es la más famosa de The Rolling Stones , pero si fue el tercer single del disco donde fue publicada: » A Bigger Bang « de 2005 pero desde que escuche el disco por primera vez se quedó en mi para siempre.

Y es que no se si su ritmo, los coros, o esa letra sobre un amor tardío que llega y lo desbarata todo, o la mezcla de todo es lo que hace que sea una de mis canciones favoritas de la banda, y no solo eso, forma parte de esa famosa lista donde residen mis canciones favoritas.

Que va a ser de mi

Qué va a ser de mí, volveré a mentir de nuevo.
Llenaré mi cama de fantasmas, de muertos.
Contaré los días, las calles que nos separan.
Las tardes de domingo esperaré tu llamada.

Maldeciré a las parejas que, abrazadas,
Sueñan con habitaciones de hotel desocupadas.
Y odiaré con calma tu risa,
Todas mis palabras, nuestra despedida.

Qué va a ser de mí, les diré barbaridades
A las mujeres hermosas que pasen por mi calle.
Sin que me invites, me colaré en tus fiestas.
Cuando venga tu recuerdo, reiré con violencia.

Iré a buscarte a los sitios acordados
Aunque tú no vengas, aunque me hayas olvidado.
Te escribiré los versos que nunca te hice,
Seré puntual como siempre quisiste.

Qué va a ser de mí, emprenderé un largo viaje
Para que el eco de tus noches nunca me alcance.
Qué va a ser de mí, dudo que en ningún bar
Me puedan servir todo el alcohol que necesito para olvidar.

Iré a buscarte a los sitios acordados
Aunque tú no vengas, aunque me hayas olvidado.
Te escribiré las cartas que nunca te hice,
Seré puntual como siempre quisiste.

» La memoria de los peces « fue y seguirá siendo uno de los discos de mi vida, Ismael Serrano estuvo y siempre estará en mi biblioteca musical, y cada cierto tiempo siempre me gusta revisar estas viejas canciones, porque la vida te lleva por estas letras en algún momento del viaje de cada uno…

Polaroids

Siempre miró con nostalgia a la música que escuchaba y sonaba en las radios en aquella época de mediados de los 90, donde empecé con esta sana locura que es mi hobby principal que es la música.

Y le tengo mucho cariño a aquellos grupos y canciones que empezaban a formar un poco mi gusto musical, que como todo en la vida, ha ido variando con el paso del tiempo.

Pero el pop español siempre estuvo ahí y sigue estando, Duncan Dhu y por lo tanto Mikel y Diego llevan formando parte de mi viaje desde entonces, y hoy me vino a la cabeza esta canción, que ni fue un gran hit, ni un superventas, pero que a mi me fascinaba su cuidada melancolía, su elegante sonido y que casi 30 años después la sigo teniendo en muy alta estima.

Las » Polaroids « de Diego Vasallo me trasladan a aquellos días de radio, la juventud de los 15 años, los sonidos que estaban por venir y ese viaje que lleva implícito el volver a escuchar una canción de tu pasado.

Nunca es tarde si viene a buscarte la dicha algún día.

Es temprano para el sol
Pero tarde para hablar, mi amor,
Tan tarde que el aliento de la noche parece terminar
En palabras, nada más.
En palabras, nada más,
Pero para no pensar.
Será que entre las hojas que nunca se cayeron estará
Perdida la verdad.
A estas horas pierdo la memoria si no estoy contigo.
Amigo, perdí mi camino en el último bar
Y pasé la noche entera preguntándole a la luna
Si puedo volver atrás…
Si puedo volver atrás.
Pero no me contestaba,
Pero no me dijo nada:
Si no rompió el silencio será que no le hablé con claridad
Cuando casi sale el sol.
Cuando casi sale el sol,
A la hora del perdón,
La hora que te arranca lentamente tu ronca confesión
Y te nubla la visión.Nu
A estas horas pierdo la memoria y el resto es historia:
Camarero, perdí mi dinero jugándome el sueldo
Con profesionales del juego de azar.
Volví casi sin consuelo
Donde siempre terminaré,
Donde guardo lo que encuentro, donde duermo y me despierto con el sol,
Donde siempre te esperaré.
Pero nadie me esperaba,
Pero nadie se reía,
Solamente lo que había era una carta y propaganda en el buzón,
Y la carta no era mía.
Nunca es tarde si viene a buscarte la dicha algún día,
El mar limpiará las heridas con agua y con sal…
Y será la hora de empezar de nuevo, de no verte más.
Será casi la hora
De empezar de nuevo, de no verte más.
Viene siendo la hora
De empezar de nuevo, de no verte más…
El tiempo lo dirá.

Tiempo al Tiempo

Tuve una época muy de cantautores ( Aunque en realidad nunca se fueron de mi gusto ) y este disco me lleva a aquellas noches de La Gramola, Ismael Serrano, Tontxu, Pedro Guerra y entre ellos apareció este joven cantautor llamado Kiko Tovar, me hice con el disco, pero no tuvo mucha continuidad, aunque yo este disco debut me gustó mucho.

Hoy me acordado de su » No se tu nombre «, la canción que más sonó de aquel disco, pero me apetecía recuperar la canción que dio título al disco. El paso del tiempo que en aquel momento estaba por venir y que ya pasó, seguimos en ello.

Los luceros tenían misterio para soñar…

Posiblemente una de mis canciones favoritas de la música española.

Yo quise subir al cielo para ver
y bajar hasta el infierno
para comprender
qué motivo es
que nos impide ver
dentro de tí
dentro de mí.
Abre la puerta, niña
que el día va a comenzar
se marchan todos los sueños
qué pena da despertar.
Por la mañana amanece
la vida y una ilusión
deseos que se retuercen
muy dentro del corazón.
Soñaba que te quería
soñaba que era verdad
que los luceros tenían
misterio para soñar.
Hay una fuente niña
que la llaman del amor
donde bailan los luceros
y la luna con el sol.
Abre la puerta niña
y dale paso al amor
mira que destello tiene
esa nube con el sol.
Por la mañana amanece
la vida y una ilsuión
deseos que se retuercen
muy dentro del corazón.
Hay una fuente niña
que la llaman del amor
donde bailan los luceros
y la luna con el sol.
Abre la puerta, niña
que el día va a comenzar
se marchan todos los sueños
que pena da despertar.
Hay una fuente niña
que la llaman del amor
donde bailan los luceros
y la luna con el sol.