Havisolo

La puerta violeta

Desperté en un prado verde muy lejos de aquí….

Una niña triste en el espejo me mira prudente y no quiere hablar
Hay un monstruo gris en la cocina
Que lo rompe todo
Que no para de gritar

Tengo una mano en el cuello
Que con sutileza me impide respirar
Una venda me tapa los ojos
Puedo oler el miedo y se acerca

Tengo un nudo en las cuerdas que ensucia mi voz al cantar
Tengo una culpa que me aprieta
Se posa en mis hombros y me cuesta andar

Pero dibujé una puerta violeta en la pared
Y al entrar me liberé
Como se despliega la vela de un barco

Desperté en un prado verde muy lejos de aquí
Corrí, grité, reí
Sé lo que no quiero
Ahora estoy a salvo

Una flor que se marchita
Un árbol que no crece porque no es su lugar
Un castigo que se me impone
Un verso que me tacha y me anula

Tengo todo el cuerpo encadenado
Las manos agrietadas
Mil arrugas en la piel
Las fantasmas hablan en la nuca

Se reabre la herida y me sangra
Hay un jilguero en mi garganta que vuela con fuerza
Tengo la necesidad de girar la llave y no mirar atrás

Así que dibujé una puerta violeta en la pared
Y al entrar me liberé
Como se despliega la vela de un barco

Desperté en un prado verde muy lejos de aquí
Corrí, grité, reí
Sé lo que no quiero
Ahora estoy a salvo
Así que dibujé una puerta violeta en la pared
Y al entrar me liberé
Como se despliega la vela de un barco
Amanecí en un prado verde muy lejos de aquí
Corrí, grité, reí
Sé lo que no quiero
Ahora estoy a salvo

Será mejor volver

Siempre la música presente, al lugar donde siempre es bueno volver…

Me fui, pero ahora mismo vengo,
Cantar es mi único alimento,
Volver a ver el cielo abierto,
La mirada entre los dos.

Me fui, pero será mejor
Guardar la manta “pa´l” invierno,
Sacar esto que llevo dentro,
Es mi receta y mi pasión;

Seguir hablando del amor,
De las cosas que cambia el tiempo,
Vivir, pero como en un cuento,
Haciendo caso al corazón,
Haciendo caso al corazón.

Será mejor volver,
A darle vida a lo que hay dentro,
Bajo de la piel,
Y trasladarme en un momento
Hasta otro amanecer,
Será mejor volver.

Será mejor volver,
Cumplir un sueño cada día
Que te vuelva a ver,
Y regalarte mi alegría,
Y que te sientas bien.
Será mejor volver.

Me fui, pero aquí vengo yo,
Como alas que las mueve el viento,
Con la serenidad de un beso,
Con el fuego de un dragón;
En la garganta el corazón,
En el cajón dos mil recuerdos,
Para poder soñar despierta
Y hacer grande esta ilusión;

Seguir hablando del amor,
De las cosas que cambia el tiempo,
Vivir, pero como en un cuento,
Haciendo caso al corazón,
Haciendo caso al corazón.

Será mejor volver,
A darle vida a lo que hay dentro,
Bajo de la piel,
Y trasladarme en un momento
Hasta otro amanecer,
Será mejor volver.

Será mejor volver,
Cumplir un sueño cada día
Que te vuelva a ver,
Y regalarte mi alegría,
Y que te sientas bien.
Será mejor volver.

Será mejor volver
A darte mi canción
Hasta erizar la piel,
A hacer posible
Lo que nunca pude imaginar,
Saber que estás detrás
De cada lágrima.
Será mejor volver

Será mejor volver,
A darle vida a lo que hay dentro,
Bajo de la piel,
Y trasladarme en un momento
Hasta otro amanecer,
Será mejor volver.

Será mejor volver,
Cumplir un sueño cada día
Que te vuelva a ver,
Y regalarte mi alegría,
Y que te sientas bien.
Será mejor volver.

Será mejor volver, volver, volver, volver,
Será mejor volver.

Agua pasada

Lo peor del amor cuando termina decía el maestro Sabina, desgranando con su buen hacer la cantidad de cosas que suceden cuando se acaba una relación.

Pasan todas estas cosas que relata e incluso más, porque es irónico que todo lo que construyes al final se desmonta con un simple soplido, o más bien, con unas pocas palabras. Los llamados castillos en el aire, sin base solida, sin cimientos, todo puede terminar cayendo y aquí Sabina nos lo cuenta de una manera preciosa.

Lo peor del amor cuando termina
Son las habitaciones ventiladas
El solo de pijamas con sordina
La adrenalina en camas separadas
Lo malo del después son los despojos
Que embalsaman los pájaros del sueño
Los móviles que insultan con los ojos
El sístole sin diástole ni dueño
Lo atroz es no querer saber quién eres
Agua pasada, tierra quemada
Que de igual esperarte o que me esperes
Que no seas tú entre todas las mujeres
Que la cuenta está saldada
Las canciones de amor que no quisiste
Andan rodando ya por las aceras
Las tocan las orquestas de los tristes
Pa que baile don nadie con cualquiera
Las maletas que llegan sin tu ropa
Giran perdidas por los aeropuertos
La pasión cuando pasa es una copa
De sangre desangrada en el mar muerto
Remendar las virtudes veniales
Condenar a galeras los archivos
Cuando al punto final de los finales
No le siguen dos puntos suspensivos
Peor es no saber quién quién eres
Agua pasada, tierra quemada
Que de igual esperarte o que me esperes
Que no seas tú entre todas las mujeres
Que la cuenta está saldada

Cuando pase el tiempo…

Si hubo un grupo abanderado del indie melancólico nacional fue La Buena vida. El grupo donostiarra tuvo su mayor época de éxito a comienzos de los 2000 con ” Hallelujah ” y ” Álbum “, disco este ultimo que tengo en mi poder.
Nada mas escuchar la canción que hoy traigo al blog me enamore de ella, un tema que me lleva acompañando 20 años y que me sigue emocionando como el primer día.

Cada día trato de acertar por dónde saldrás
Eso es tanto como adivinar qué nos va a pasar
Has estado, hace tiempo, algo raro por momentos
Me pregunto algo inquieta qué nos va a pasar
No recuerdo cuándo decayó la conversación
Ni el punto en que dices tú que algo cambió
Sin embargo, mientras tanto, yo me guardo la esperanza
Y las cosas que en la plaza nos dijimos hoy
Ahora que te vas pediré perdón y dirás que no
Y estará muy bien, ya sabes por qué
Yo me esconderé, ahora que te vas
Ya no saldré más, dime para qué, si no te voy a ver
Sin embargo, mientras tanto, yo me guardo la esperanza
Y las cosas que en la plaza nos dijimos hoy
Ahora que te vas pediré perdón y dirás que no
Y estará muy bien, ya sabes por qué
Yo me esconderé, ahora que te vas
Ya no saldré más, dime para qué, si no te voy a ver
Cuando pase el tiempo conocerás a alguien más
Y me olvidarás, y es que es lo normal
Aunque nos dé rabia siempre ocurre igual
Y nos esforzarnos en disimular

Me cuesta recordar…

…Mis pasos por el Carnaval…

La decepción, el desgaste, la traición, la falta de respeto, el desengaño, los malos tiempos que siempre terminan muriendo para dar vida a unos nuevos.

Todo termina reparado, unos utilizan pegamentos rápidos, otros preferimos coser poco a poco para lograr un resultado más acorde a lo que realmente somos.

Porque no hay daño infinito, ni causas que lo logren, siempre habrá un remedio que sane un corazón herido, porque las vendas siempre terminan sanando lo que un día estuvo roto.

Los globos se desinflan y vuelan despavoridos sin saber donde aterrizar, mejor quedarse en tierra firme donde uno pueda tropezar y a pesar de todo, no rendirse.

Y llegué a una noche en la que apenas recuerdo…

Me cuesta recordar
Mis pasos por el carnaval
Con quien estuve
Y con quien me puse yo a bailar
Tardamos mucho en no volver
A ver la luz del sol nacer
Tardamos tanto que salió
Un aleph en un rincón
Desde entonces le pierdo la pista
No sé a lo que fue
No sé adónde vuela
No sé dónde está
Donde está
Mi corazón donde se ha ido a derrumbar
Mi corazón que alguien lo busque para mí
Donde está, que esta noche no duerme contigo
Donde está
Mi corazón que alguien le diga que volví
Mi corazón que alguien le diga que pasó lo peor
Que esta noche me muero de frío
Donde está
Que alguien lo busque para mí
Que alguien lo ate para ti
Que alguien lo encuentre y le diga que lo estoy buscando por toda la ciudad
Qué fue lo que vio
Desde el rincón del comedor
Que le hizo marcharse de aquí
Sin ganas de volver
La vida es una vez
Le intentaba yo contar
Exprime lo mejor
Y entonces se largó
Y así fue como apenas recuerdo
Que perdí los besos
Las ganas de hacerlo
Las ganas de ti
Donde está
Mi corazón donde se ha ido a derrumbar
Mi corazón que alguien lo busque para mí
Donde está, que esta noche no duerme contigo
Donde está
Mi corazón que alguien le diga que volví
Mi corazón que alguien le diga que pasó lo peor
Que esta noche me muero de frío
Donde está
Que alguien lo busque para mí
Que alguien lo ate para ti
Que alguien le diga que lo ando buscando a oscuras por toda la ciudad
Es como borrar un huracán
Que me perdonen, pero dónde está
Que alguien le diga que lo ando buscando a oscuras por toda la ciudad
Es como David, yo soy Goliat
Es tan pequeño que dónde estará
No quiero batallas pero estoy tan sola y perdida en esta ciudad
Es no hacer lo que hacen los demás
Lo que le habrá hecho regresar
A su mundo perfecto, lo doy por perdido, de allí nadie ha vuelto jamás

Allí donde solíamos gritar

¿A que no sabes donde he vuelto hoy?
Donde solíamos gritar
Diez años antes de este ahora sin edad
Aún vive el monstruo y aún no hay paz
Y en los bancos que escribimos
Medio a oscuras, sin pensar
Todos los versos de “Héroes”
Con las faltas de un chaval, aún están

Y aún hoy
Se escapa a mi control
Problema y solución
Y es que el grito siempre acecha, es la respuesta
Y aún hoy
Sólo el grito y la ficción
Consiguen apagar
Las luces de mi negra alerta

Tengo un cuchillo y es de plástico
Donde solía haber metal
Y el libro extraño que te echó de párvulos
Sus hojas tuve que incendiar
Y en los hierros que separan
La caída más brutal
Siguen las dos iniciales
Que escribimos con compás

Ahí están
Vertical y transversal
Soy grito y soy cristal
Justo el punto medio
El que tanto odiabas
Cuando tú me repetías que
Té hundirá y me hundirá
Y solamente el grito nos servirá

Decías “es fácil” y solías empezar
Y es que el grito siempre vuelve
Y con nosotros morirá
Frío y breve como un verso
Escrito en lengua animal

¡Y siempre está!
Te hundirá y me hundirá
Y solamente el grito nos servirá
Y ahora no es fácil

Tú solías empezar
Vertical y transversal
Soy grito y soy cristal
Justo el punto medio
El que tanto odiabas
Cuando tú me provocabas aullar

Y ya está, ya hay paz
Oh, ya hay paz
Y ya está, ya hay paz
Oh, ya hay paz
¿Por quién gritaba?
Lo sé y tú no
No preguntabas
Tú nunca, no

No existe el tiempo perdido

Deja que te vea. Cómo pasa el tiempo.
Somos el lamento de una vieja herida.
He gastado días persiguiendo el viento,
he perdido el mapa, he dado la vida.
He robado pan de la mesa del rico,
me volví un experto en perder solitarios.
Llega tu recuerdo y me hago el distraído.
Bebo en tu memoria y me estrello en tus labios.

La vida es eterna en cinco minutos;
los que nos tomaba quitarnos la ropa.
Lo que el amor tarda en descubrir mis trucos
o tu despedida en borrarme la boca.
No es verdad que el tiempo nos lo cura todo,
y no está el mañana ni el ayer escrito.
Yo sigo esperando que nieve en agosto.
De mayor yo siempre quise ser un niño.

Y ven, deja que el viento nos lleve,
que nuestras citas esperen,
hoy les toca compartir.
Y ven, no existe el tiempo perdido.
Cada minuto vacío siempre está lleno de ti.

En los andenes, en cada espera,
he dibujado una luna llena.
Y en el vagón fui un lobo herido
soñando el viaje que nunca hicimos.
En los atascos grité tu nombre,
cantando sobrevolé los coches
hacia las playas en que te nombran,
y de tu mano salté las olas.

Deja que te vea, tanto que contarte.
Es que a mí el olvido no se me da bien.
Aún siento la urgencia de aquel estudiante
que en la barricada no aprendió a perder.
Aún no he escrito el himno de esta despedida,
lloro como un tonto con cualquier anuncio.
Pierdo los papeles con una sonrisa
y en la fiesta ajena aún me marcho el último.

Y ven, deja que el viento nos lleve,
que nuestras citas esperen,
hoy les toca compartir.
Y ven, no existe el tiempo perdido.
Cada minuto vacío siempre está lleno de ti.

Mirando el techo, de madrugada,
febril e insomne, fui un cosmonauta,
crucé años luz y en tu galaxia
trepé la hiedra, bebí tu savia.
En cada atasco grité tu nombre.
Las horas muertas en ascensores
fueron para huir hasta tu nube.
El cumpleaños que nunca tuve.
En los andenes, en cada espera,
he dibujado una luna llena.
Y en el vagón fui un lobo herido
soñando el viaje que nunca hicimos.
En los atascos grité tu nombre,
cantando sobrevolé los coches
hacia las playas en que te nombran,
y de tu mano salté las olas.

No vengas a buscarme

Hoy, no vengas a buscarme
no intentes enredarme contigo otra vez
no, no hay nada para darte
el tiempo ha tatuado el valor en mi piel
y mi corazón se llena lentamente
de una fuerza que no puedo controlar

Y con esto me despido
del dolor que sin sentido fue robándome las fuerzas al andar
Llevo el corazón tranquilo
abrazado a mi destino y ya no escondo mis alas ni un segundo más

Voy llenando de colores universos de canciones
que acompañan cada nota que tu das
No, no vengas a buscarme, camino hacia mi vida sin mirar atrás

Voy donde me lleva el aire
y sano mis heridas al amanecer
no, no voy a equivocarme
no voy a deslizarme en tu juego otra vez
que mi corazón se llena lentamente de esta fuerza que no puedo controlar

Y con esto me despido
del dolor que sin sentido
fue robándome las fuerzas al andar
Llevo el corazón tranquilo
abrazado a mi destino
y ya no escondo mis alas ni un segundo más

Voy llenando de colores
universos de canciones
que acompañan cada nota que tu das
no, no vengas a buscarme
camino hacia mi vida sin mirar atrás

No, ya no me escribe nadie
los pasos que voy dando en mi lento caminar
voy llenando el corazón de libertad

Junto a esto me despido del dolor que sin
sentido fue robándome las fuerzas al andar
llevo el corazón tranquilo
abrazado a mi destino
Y ya no escondo mis alas ni un segundo más

Voy llenando de colores universos de canciones
que acompañan cada nota que tu das
no, no vengas a buscarme
camino hacia mi vida sin mirar atrás
no, no intentes enredarme contigo otra vez

Lo mejor decidido

” No me iré mañana “, el disco debut de Antonio Vega cumple 30 años este 2021 desde su publicación y sigue siendo para mí una obra capital del pop español.

Un repertorio magnifico en el que destacan varias composiciones, entre ellas esta ” Lo mejor de nuestra vida “.

Antes de ayer cuando se fue ella, dejo una nota
escrita a boli en la pared,
y si con suerte fue una broma mala hoy tendría que volver

Llevo dos días recordando los detalles y la hora a la que pudo ser

Empieza a no quedarme sitio en la cabeza para todo lo que quiero hacer,
yo me reía amablemente de sus cosas, la venganza no era de temer,
pero ella me advertía “no te pases, no me volverás a ver”,

Ahora la veo entre los ruidos y los humos que en mi mente rondan a placer,
y no me queda más remedio que, por malo pasar hambre y sed.

Lo mejor de nuestra vida aprendimos a mentir y no sentir temor,
El amor que antes dolía convertido en super amistad entre los dos,
lo mejor decidido.

Yo presumía por mi parte de vivir con naturalidad,
lo natural entre comillas para ambos era pelear,
la discusión en que los dos están de acuerdo en verse sin hablar,
la tontería que después de un rato nadie vuelve a recordar.

Me regaló, su despedida
fue tan suave (fina) que ni un sólo ruido se escuchó,
sin embargo día a día
cada cual disfruta mucho más de aquel que amó.

Rebajas de enero

Sabina publicó en 1985 ” Juez y parte “, un disco que sería un buen punto de partida para la segunda parte de la década de los 80.

En esta parte de los 80 su éxito creció exponencialmente con discos como este ” Juez y parte “, ” Hotel, dulce hotel ” o ” El hombre del traje gris “.

Sabina empezó a llenar conciertos, a vender miles de copias de cada disco que publicaba llegando a los 90 donde realizó sus mejores discos y tuvo sus mejores cifras de venta con ese maravilloso cuarteto ” Física y Química “, ” Esta boca es mía “, ” Yo mi, me, conmigo ” y el aclamado ” 19 días y 500 noches “.

De esa época de los 80 nos podríamos quedar con un montón de canciones, temas que fueron relegados por los llegados en los 90, apenas quedan 4 o 5 en su repertorio de directo como ” Princesa ” o ” Calle melancolia “.

Otras se perdieron con el tiempo y una de esas canciones es ” Rebajas de enero “, creo que es una canción muy querida por los que somos muy seguidores.

Es muy hija de su época en lo musical con esos sintetizadores predominando en todo el sonido de la canción, un estribillo pegadizo y una historia de amor entre dos personajes perdedores, pero que terminan ganando tras encontrarse.

Es una canción optimista donde triunfa el amor, pocas encontrarás en su repertorio así. Sabina con el paso de los años la vio un poco pueril en la letra y el sonido, pero la verdad es que a mi me sigue gustando, luego llegaría mucha maestria en las letras, canciones mucho mas elaboradas, pero esta conserva esa frescura de una década tan transgresora en su sonido y sus actitudes.

Creo que nunca mas la viviremos en directo, en realidad lleva fuera del repertorio prácticamente desde mediados de los 90, pero siempre podremos quedarnos con la versión original del 85.

Huyendo del frío busqué en las rebajas de enero
Y hallé una morena bajita que no estaba mal
Cansada de tanto esperar el amor verdadero
Le dio por poner un anuncio en la prensa local
“Absténganse brutos y obsesos en busca de orgasmo”
No soy dado a tales excesos, así que escribí
“Te puedo dar todo -añadía- excepto entusiasmo”
Nos vimos tres veces, la cuarta se vino a dormir
Apenas llegó
Se instaló para siempre en mi vida
No hay nada mejor
Que encontrar un amor a medida
Apenas llegó
Se instaló para siempre en mi vida
No hay nada mejor
Que encontrar un amor a medida
Como otras parejas tuvimos historias de celos
Historias de gritos y besos, de azúcar y sal
Un piso en Atocha no queda tan cerca del cielo
Y yo, la verdad, nunca he sido un amante ideal
Y contra pronóstico han ido pasando los años
Tenemos estufa, dos gatos y tele en color
Si dos no se engañan, mal pueden tener desengaños
¿Emociones fuertes? Buscadlas en otra canción
Apenas llegó
Se instaló para siempre en mi vida
No hay nada mejor
Que encontrar un amor a medida
Apenas llegó
Se instaló para siempre en mi vida
No hay nada mejor
Que encontrar un amor a medida