Havisolo

La conjura de los necios

Llevo tanto tiempo viendo que mal te manejas en la soledad
Das de bruces con un sino que no sabes llevar.
Unas veces ganas tú… otras solo sabe Dios
Tiras la toalla al suelo cada vez que un ruego no te sale bien
Trepas por la antipatía empuñando el ego, sin razón de ser
Siempre quieres ganar tú… yo me acostumbre a perder.

Hubo un tiempo en que perdías apostando todo por verme feliz
Todo aquello se te olvida, ya no eres para mi
Unas veces ganas tú… otras todas menos yo.
Tantas veces me convenzo de que es un absurdo intentar hablar
La conjura de los necios acaba de empezar
Esa vez que ganas tú… solo es la que pierdo yo.

Entiende mis palabras, tú nunca claudicaste en nada
Retórica aprehendida, impugnaré la anatomía
¡Porque seres como tú que no tienen corazón!
Haces grande tu osadía de seguir creyendo que perdonaré
Cada corte que asestaste desangrándome al bies
Por primera vez el TÚ… se ha cambiado por el YO…
Y hemos perdido los dos.
¡Porque seres como tú que no tienen corazón!

Y sobraron los veinte puñales

Nos faltó una noche de franela
De pijama feo y calcetín por fuera
De sofá con ducha fría y traicionera
Con masaje, crema, una copita y velas

Nos faltó una mentira entera
Una falsa espera y una tarde fea
Nos faltó desdibujar tu nombre
Y nuestro corazón de toda la escalera

Nos faltó una sábana de Ikea
Un viaje de cartón, un despertar de seda
Un día remolón y una caricia vieja
Un vámonos pa allá y un sea donde sea

Nos faltó una noche sin dormir
Y un baile de salón en una calle estrecha
Nos faltó descaminar Madrid
Desencallar el fin y reservar la fecha

Y sobraron los cuatro disparos
Que con tanto descaro nos dio el corazón
Y sobraron los veinte puñales
Y es que a veces la vida no atiende a razón
Y entre sobras y sobras me faltas
Y me faltan las sobras que tenía tu amor
Y sobraron las quinientas veces que dijimos que no

Nos faltaron un par de señales
Unos cuantos rivales
Y un trocito de adiós

Nos faltó despertar con abrazos
Nos faltó una deriva por dos
Y sobraron los cuatro finales
Que con tanto detalle nos dio el corazón

Y sobró lo de ser incapaces
Y es que a veces no afina ni rima el valor

Y entre sobras y sobras me faltas
Y me faltan las sobras que tenía tu amor

Y sobraron las quinientas veces que dijimos que no
Y sobraron los cuatro disparos
Que con tanto descaro nos dio el corazón
Y sobraron los veinte puñales
Y es que a veces la vida no atiende a razón
Y entre sobras y sobras me faltas
Y me faltan las sobras que tenía tu amor
Y sobraron las quinientas veces que dijimos que no

Me voy

La huida continua…

Me voy, he decidido que ya no doy más
Que es preferible a romperme, a doblar
La calle eterna de las despedidas
De conversaciones que no se darán
Admiro el tiempo que nunca paró
Las conclusiones me crean tensión
Cómo tus ojos me cargan de dudas

Me voy, y si algún día preguntas por mí
Tal vez te quieras volver a reír
Seré de nadie, seré dе la lluvia que ya te empapó
Sеré los brazos que vas a querer
La doble vuelta de tuerca en tu piel
La luz de fondo que siempre te invita, ah

Así me he despertado contigo a la vez
Te veo dormir y me quiero morder
Me siento como muñeco de aire
Anclada a la vida que empiezo a no ver
Porque contigo no sé quién se va
No sé quién gana, ni soy tu rival
La cuenta eterna que acaba en una huida

Me voy, y si algún día preguntas por mí
Tal vez te quieras volver a reír
Seré de nadie, seré de la lluvia que ya te empapó
Seré los brazos que vas a querer
La doble vuelta de tuerca en tu piel
La luz de fondo que siempre te invita

Me voy, y si algún día preguntas por mí
Tal vez te quieras volver a reír
Seré de nadie, seré de la lluvia que ya te empapó
Seré los brazos que vas a querer
La doble vuelta de tuerca en tu piel
La luz de fondo que siempre te invita, ah
Ah, me voy
Y si algún día preguntas por mí
Tal vez te quieras volver a reír
Seré de nadie, seré de la lluvia que ya te empapó
Seré los brazos que vas a querer
La doble vuelta de tuerca en tu piel
La luz de fondo que siempre te invita, ah
Ahahahahahaa

Callé mas de lo que debía…

Todo acabó deprisa, se congeló la brisa.
Fueron dos palabras,
Fueron dos palabras.
No dijo nada extraño,
No quiso hacerme daño,
Pero el miedo pesa, más que la razón.

Y yo, que soy un perro que no tiene dueño,
Me escapé, corrí como un niño pequeño,
Recordé que a veces el mundo va en serio.
Fueron dos palabras,
Fueron dos palabras.

Quisimos evitarlo, quizás disimularlo,
Éramos cobardes, solo dos cobardes.
Culpables e inocentes,
De sueños diferentes,
Que se perdonaban hasta la verdad.

Y tú jamás pensaste que me lo dirías,
Pero yo calle más de lo que debía.
Nos cegó la luz de aquel último día.
Fueron dos palabras,
Fueron dos palabras.

Y yo, que soy un perro que no tiene dueño,
Me escapé, corrí como un niño pequeño,
Recordé que a veces el mundo va en serio.
Fueron dos palabras,
Fueron dos palabras.

Nueva vida

No busco un culpable
De lo que pasó,
Aposté mi alma
Y perdí en el amor.
Me quité el anillo
Que ayer nos unió,
Y un puñal helado
Me cruzó el corazón.
Pero la esperanza
Me arrancó tu dolor.

Hoy siento la libertad,
Puedo de nuevo volar,
Empieza mi nueva vida
Hoy puedo andar sobre el mar,
Me siento resucitar,
Empieza mi nueva vida.
Y te digo adiós.

Pobre mariposa
Vas de flor en flor,
Eres como cera
Que se funde ante el sol.
Te deseo suerte,
La que no tuve yo.

Hoy miro el amanecer,
Vuelvo a sentirme con fe,
Empieza mi nueva vida.
Puedo ponerme de pie,
Atrás se queda mi ayer,
Empieza mi nueva vida.
Digo adiós a mi ayer. Hoy te digo adiós.
Digo adiós, vuelvo a ser. Hoy te digo adiós.

La vida me llama y la quiero vivir.
Adiós, adiós, ayer.
Hoy te digo adiós.
Ahora puedo crecer y vivir sin ti.
Ahora puedo volar sin atarme a ti.
Ahora puedo existir y seguir sin ti.
Adiós, adiós, adiós, ayer.

Que las canciones hablen y vuelen por si solas….

 

Al barrio del olvido

Antes nada te faltaba
si estabas conmigo.

Ahora di que no, di que no.
Anda, di que no, di que no.

Sabes que el centro del mundo
era siempre tu ombligo.

Ahora di que no, di que no.
Anda, di que no, di que no.

Dijo “no” y se fue la traidora.
-No recuerdo quién eres ahora.
-Soy un tipo que anda perdido
por las calles de tu olvido.

Le pregunto por su persona:
-Cuéntame lo que ves de mañana,
cuéntame qué ves si te asomas.
Me contesta con mala cara:

-Cacas de paloma que hay en mi ventana.

¡No! Que este perro ya está en los huesos.
Yo sigo vigilando al destino.
Ve porque ahora un beso viene de camino.

Dime por qué me llevaste
al barrio del olvido.

Ahora di que no, di que no.
Anda, di que no, di que no.

Yo que vivía soñando
en romperte el vestido.

Ahora di que no, di que no.
Anda, di que no, di que no.

Dijo “no” y se fue la embustera,
mientras tanto y espera y espera.
Me dejó en lo más apartado
de un planeta deshabitado.

Me regaña el viento al oído:
-Venga, arriba y arriba y arriba.
Me pregunta el sol, si me mira,
por qué estoy tan desconocido.

-Es que aquí la vida no tiene sentido.

¡No! Que este perro ya está en los huesos
Yo sigo vigilando al destino.
Ve que un mundo nuevo viene de camino.

¡No! Que este perro ya está en los huesos.
Yo sigo vigilando al destino.
Ve que un mundo nuevo viene de camino.

Solo me asusta escuchar los relojes en la oscuridad

Esta semana he estado escuchando mucho a Antonio Vega y Nacha Pop y si, ” La chica de ayer “ esta considerada una de las mejores canciones de la historia del Pop Español, algo en lo que estoy muy de acuerdo, pero a mi esta canción de Nacha Pop siempre me gusto mucho.

Ese vértigo por el paso del tiempo y una letra de ese universo tan personal que tenía Antonio Vega, me parece una canción genial y me apetecía compartirla en esta tarde de Domingo.

Puede ser todo una mentira
Bien adornada
Letra para una canción
Qué más da si fue pasado o no
Solo me encuentro en mis papeles
Locos que piensan
Salen de un circo inmortal
Y me enseñan lo que ignoro de ti

No cambiaría jamás, no
De este universo informal
Donde crecen las semillas de lo absurdo y lo genial
Donde el hierro se retuerce y se transforma en lo esencial

Tengo un reloj de treinta horas
Se pone en marcha al escribir
Cuando se va la emoción
Y me acerco lentamente a ti
Como un torrente poderoso
Mezclado el barro con el cristal
Emergen hasta el papel
Y cobran forma la locura y la paz, no

No cambiaría jamás, oh no
De este universo informal
Donde crecen las semillas de lo absurdo y lo genial
Donde el hierro se retuerce y se convierte en lo esencial

Mundo que fue, por no dejar de ser será
Mi habitación de hotel con ventanas al mar
Oigo tu voz pedir lo que nunca existirá
A fuerza de recordar lo que no llegó a pasar
He aprendido a ser una pieza más
Un eslabón en la oscuridad

Hay una forma de parar el tiempo
Desordenando la evolución
Y en la prehistoria encontrar
Esos ojos que no puedo olvidar
No me da miedo lo que tú me digas
Ni esas historias del más allá
Sólo me asusta escuchar
Los relojes en la oscuridad, no

No cambiaría jamás, no
Del universo informal
Donde crecen las semillas de lo absurdo y lo genial
Donde el hierro se retuerce y se transforma en lo esencial
Donde crecen las semillas de lo absurdo y lo genial
Donde el hierro se retuerce y se transforma en lo esencial
Donde crecen las semillas de lo absurdo y lo genial
Donde el hierro se retuerce y se transforma en lo esencial
Donde crecen las semillas de lo absurdo y lo genial
Donde el hierro se retuerce y se transforma en lo esencial

El viejo verano

 

Todo tiene un final, incluido el verano…

Se marchó el amor y con el tus besos, y no volvió.

Ya sabes amiga mía que no nos vimos anoche,
Dime que tal te sienta vivir con la ausencia,
Que justo los veranos de allá por septiembre,
Que maldita la distancia, que injusticia su imprudencia.

Deseaba que esa noche nunca terminara,
Más mi cuerpo se ha hecho presa de la somnolencia,
Dice que las aventuras son cosas del San Olvido,
Que malditos los refranes que se dicen sin conciencia.

No me imaginaba que doliera tanto y tanto
Yo que me reía de los Don Juanes y del querer,
Yo que al amor cerré mi puerta a cal y canto,
Ha llegado la llave que las abre sin querer.

Ahora esta mi mente cargadita de quebranto,
Pregunta al destino cuando te volveré a ver,
Yo no soy la pena que desespera y esperando,
No veo el mañana sin pensar en el ayer.

Se marcho mi amor y con el tus besos, y no volvió.

Te escribo la presente desde aquel rompeolas,
Aquel que nos brindaba aquellos atardeceres,
Ya cuento los segundos, los minutos y las horas,
Que me queda en esta vida, para poder volver a verte.

Deseaba que esa noche nunca terminara,
Más mi cuerpo se ha hecho presa de la somnolencia,
Dice que las aventuras son cosas del San Olvido,
Que malditas las palabras que se dicen sin conciencia.

Si te sientes sola manda un mensaje con el viento,
Yo voy a dejarme la ventana encajada,
Por si acaso el mar deja el perfume de tu cuerpo,
Y tengo la suerte que me prende la almohada.

Nunca hubo adiós alegre para el pensamiento,
Cuando está por medio la ilusión del verbo amar,
Yo no soy la pena que desespera y esperando,
Por favor amiga no me vayas a olvidar.

Se marcho mi amor y con el tus besos, y no volvió.

Pensaba que venia a curarme…

No va a venir, ¿ verdad ? Aquí hay fantasmas….

Mas grande que cualquier cosa en su camino…

Siempre, siempre lo sera, a pesar de las zancadillas, a pesar de las dificultades, de los tropiezos, de las caídas, siempre tenderá una mano para que vuelvas a levantarte

No hay cicatriz, por brutal que parezca,
que no encierre belleza.
Una historia puntual se cuenta en ella,
algún dolor. Pero también su fin.
Las cicatrices, pues, son las costuras
de la memoria,
un remate imperfecto que nos sana
dañándonos. La forma
que el tiempo encuentra
de que nunca olvidemos las heridas.

Piedad Bonnet.