Havisolo

Ya no se sienten tus pasos

Eran otros tiempos…

Ábrete paso
por el camino de estrellas,
tú solo mueve los brazos
que yo te cubro allá afuera.
Ya no se sienten tus pasos
y se nos doblan las piernas,
ya que has subido bien alto
no te me caigas de vuelta.

Eres lo único que veo entre la niebla,
lo único que vale la pena.
Eres lo único que tengo que hacer,
lo único que queda.

Tengo pedazos
de un disco ya en la cabeza.
¿Qué tal allí en el espacio?
¿O no te pillo despierta?
Hoy te has lanzado hacia abajo,
yo estaba en la furgoneta,
llegando al barrio con Juancho
después de días de guerra.

Eres lo único que veo entre la niebla,
lo único que vale la pena.
Eres lo único que tengo que hacer,
lo único que queda.

Eres lo único que veo entre la niebla,
lo único que veo en la tormenta.
Eres lo único que veo entre la niebla,
lo único que veo en la tormenta.

Deja un comentario