Havisolo

Rebajas de enero

Sabina publicó en 1985 » Juez y parte «, un disco que sería un buen punto de partida para la segunda parte de la década de los 80.

En esta parte de los 80 su éxito creció exponencialmente con discos como este » Juez y parte «, » Hotel, dulce hotel » o » El hombre del traje gris «.

Sabina empezó a llenar conciertos, a vender miles de copias de cada disco que publicaba llegando a los 90 donde realizó sus mejores discos y tuvo sus mejores cifras de venta con ese maravilloso cuarteto » Física y Química «, » Esta boca es mía «, » Yo mi, me, conmigo » y el aclamado » 19 días y 500 noches «.

De esa época de los 80 nos podríamos quedar con un montón de canciones, temas que fueron relegados por los llegados en los 90, apenas quedan 4 o 5 en su repertorio de directo como » Princesa » o » Calle melancolia «.

Otras se perdieron con el tiempo y una de esas canciones es » Rebajas de enero «, creo que es una canción muy querida por los que somos muy seguidores.

Es muy hija de su época en lo musical con esos sintetizadores predominando en todo el sonido de la canción, un estribillo pegadizo y una historia de amor entre dos personajes perdedores, pero que terminan ganando tras encontrarse.

Es una canción optimista donde triunfa el amor, pocas encontrarás en su repertorio así. Sabina con el paso de los años la vio un poco pueril en la letra y el sonido, pero la verdad es que a mi me sigue gustando, luego llegaría mucha maestria en las letras, canciones mucho mas elaboradas, pero esta conserva esa frescura de una década tan transgresora en su sonido y sus actitudes.

Creo que nunca mas la viviremos en directo, en realidad lleva fuera del repertorio prácticamente desde mediados de los 90, pero siempre podremos quedarnos con la versión original del 85.

Huyendo del frío busqué en las rebajas de enero
Y hallé una morena bajita que no estaba mal
Cansada de tanto esperar el amor verdadero
Le dio por poner un anuncio en la prensa local
«Absténganse brutos y obsesos en busca de orgasmo»
No soy dado a tales excesos, así que escribí
«Te puedo dar todo -añadía- excepto entusiasmo»
Nos vimos tres veces, la cuarta se vino a dormir
Apenas llegó
Se instaló para siempre en mi vida
No hay nada mejor
Que encontrar un amor a medida
Apenas llegó
Se instaló para siempre en mi vida
No hay nada mejor
Que encontrar un amor a medida
Como otras parejas tuvimos historias de celos
Historias de gritos y besos, de azúcar y sal
Un piso en Atocha no queda tan cerca del cielo
Y yo, la verdad, nunca he sido un amante ideal
Y contra pronóstico han ido pasando los años
Tenemos estufa, dos gatos y tele en color
Si dos no se engañan, mal pueden tener desengaños
¿Emociones fuertes? Buscadlas en otra canción
Apenas llegó
Se instaló para siempre en mi vida
No hay nada mejor
Que encontrar un amor a medida
Apenas llegó
Se instaló para siempre en mi vida
No hay nada mejor
Que encontrar un amor a medida

 

 

Deja un comentario