Havisolo

El regalo de Manuel Alejandro a Alejandro Sanz

El viernes pasado se publicó » Sanz «, el nuevo disco de Alejandro Sanz y a mi personalmente me ha sorprendido bastante y supongo que terminaré hablando más de él a fondo.

Pero me voy a centrar en la canción que cierra el disco, primera vez que Alejandro Sanz interpreta en un disco suyo una canción no compuesta por el. Y esto tenía que suceder con Manuel Alejandro, su padrino y uno de los mejores compositores de la historia de la música española.

El confinamiento les puso en contacto y Manuel Alejandro le ofreció esta canción y como no grabarla, una delicada pieza con una hermosa letra, apoyada sobre el piano y un brillante arreglo de cuerdas que sumados a la emocionante interpretación de Alejandro, la hacen ser un cierre perfecto para un disco que sobre todo busca emocionar.

Hablaremos más del resto de canciones, pero el disco es un viaje a los inicios, a esa capacidad de emocionar que seguían ahí y en mi opinión personal, el disco gana muchos enteros al no tener experimentos con incursiones en sonidos latinos o urbanos, que siempre he pensado que no le funcionan nada bien, pero bueno, de eso hablaremos otro día.

Hoy nos quedamos con el regalo de Manuel Alejandro, la emocionante y hermosa » Y ya te quería «.

Faenaba dios, no descansaba
Creando estaba el primer día
La nada por nacer estaba
Ni amanecer ni noche había

Y ya te quería
Y ya te quería
Y ya te quería

Al río le faltaba el agua
Al mar, el agua y las orillas
El sol apenas calentaba
Las aves ni volar sabían

Y ya te quería
Y ya te quería
Y ya te quería

Y ya te quería
Te soñaba
Te sabía
Te buscaba
Te adoraba
Y por tu amor ya me moría

Y ya te llamaba
Sin palabras que no había
Te buscaba, te adoraba
Y en mi alma te sentía

Y ya te quería
Yo ya te quería
Te quería

Las reglas del amor faltaban
Ni un beso en una boca ardía
Apenas la canción del agua
La música y el son dormía

Y ya te quería
Y ya te quería
Yo ya te quería

Y ya te quería
Te soñaba
Te sabía
Te buscaba
Te adoraba
Y por tu amor ya me moría

Y ya te llamaba
Sin palabras que no había
Te buscaba, te adoraba
Y en mi alma te sentía
Y ya te quería
Y ya te quería
Y ya te quería

Deja un comentario